LAS TABAS




Las Tabas:                                          


Las tabas son unos huesos de la patas de los animales (ovejas, carneros o corderos).
Para limpiarlas hay que cocerlas y rasparlas muy bien.
Tienen cuatro caras muy diferenciadas que reciben cada una un nombre diferente y que a su vez lo es en cada población:

"Hoyos, tabas, lisos, carnes" en La Hermida.
"Hoyos, panzas, lisas, tencas" en Bárcena de Ebro.
"Hoyos, tripas, lisos, carneros en San Pedro del Romeral.
"Hoyos, tabas, picos, fondos" en Torrelavega.
"Hoyo, tripa, liso, carnero" en Penagos.
"Aguas, pencas, lisos, carnes" en Novales y Santoña.
"Aguas, panzas, lisos y carneros" en Ajo.
"Carnes, aguas, pencas, lisos" en Reinosa.
"Carnes, correas, pires y culos" en Lantueno.
"Panzas, hoyos, lisos, picos" en Cóbreces.
"Chuca, culo, carne..." en Ampuero.
"Sacas, pones, lisos, carnes" en La Matanza.
"Güicos, pencas, lisos, carnes" en Polientes.
"Primeras, segundas, terceras, cuartas" en Los Corrales de Buelna.
"Rey, reina, infierno o demonio, cielo" en Laredo.

Mi gatito fue a la plaza
a por pan y calabaza,
tiro, tiro y entro en casa.
                             (Cosgaya)


Si no se tenían tabas, estas se podían sustituir con piedras y hasta con alubias.
De este juego hay muchas versiones, dependiendo del pueblo.
En una de ellas se cogían cinco tabas, se tiraban cuatro al suelo, y la otra se tiraba al aire y justo antes de que cayese, tenías que coger una del suelo.
Se repite la operación con todas, hasta lograr coger las cuatro.
Había que ser rápido, que es lo más difícil y lo más divertido también...
A veces se tiraban dos “pitas” al aire y se hacia más complicado...
 y hasta las cuatro se tiraban al aire...,
“la calderona” se llamaba. Había que estar muy ágil para cogerlas todas.