A LA CHONA




A La Chona:

Se juega en una campa, en cuyo centro se hace un agujero grande al que llamamos "iglesia".
Alrededor de la "iglesia", formando un círculo y a una distancia de unos siete o diez metros, se hacen tantos agujeros como jugadores van a participar.
Cada jugador se provee de un palo con porra o curvo en su extremo y de una pelota de madera, tela, goma o incluso una piedra vale.
Luego se elije al "chonero" para lo cual los jugadores lanzan todos sus palos horizontalmente hacia el hoyo y resulta serlo el que queda más lejos del agujero.
"El chonero" lanza la pelota intentando meterla en el hoyo del centro.
Los demás jugadores se colocan en los hoyos del semicírculo metiendo la cabeza del palo en el agujero.
El chonero tiene que intentar meter la pelota en el agujero de uno de los jugadores, y éste intentar rechazarla.
Si "el chonero" lo consigue ocupa el hoyo del desplazado pero si no tiene que ir hasta donde el jugador tiró la bola, y con pequeños golpes la lleva hasta el hoyo central e intenta meterla.
Pero no es tan fácil porque los demás tienen que impedirlo con sus palos. Si el chonero mete la bola los demás cambian de hoyo metiendo la cabeza de sus palos dentro.
El que se queda sin hoyo ocupa el lugar del chonero.
Había algunos dichos que se decían mientras se jugaba:

“Ahí va mi chona pecina,
berrá berrá;
en el aire, daile;
en la tierra, dejaile;
estando pará
no tiene madera”