Haz tu pedido en: https://enekadistribuciones.blogspot.com.es
Eneka Distribuciones - Comercializadora Oficial de El Candelario

 

Dar la cencerrada

El origen de este tipo de manifestaciones es muy antiguo y tenían lugar cuando un viudo o una viuda se volvían a casar. Su significado podría interpretarse de varias maneras como protesta, desagravío, burla, agravio, alegría. Esta costumbre de dar cencerradas ha estado extendida por muchos pueblos y ciudades de la península, siendo casi de obligación, dar la monserga y hacer ruido todo lo que se pueda. En ella participan los mozos que, provistos de campanos, se pasaban la noche tocándolos a la ventana de los recién casados armando el mayor escándalo posible, hasta que el novio pagaba una cantidad de vino que fuese del agrado de los rondadores.

Otras veces incluso después de haber recibido el vino continuaban con su serenata, y no faltan ejemplos que nos cuentan que esto se repetía a veces hasta ocho noches seguidas. De igual modo, cuando el novio era forastero y no había pagado “la patente” a los mozos del pueblo de la novia, éstos vestían a dos muñecos de novio y novia y los paseaban por todo el pueblo cantando coplas alusivas.

Lo peor era si los que se iban a casar habían tenido cualquier cosa desagradable anteriormente por muy insignificante que fuera, que entonces los cantares eran alusivos a ese hecho. Si la cosa había sido de bastante importancia, lo mejor era taparse los oídos para no escucharlo, pues entonces se cantaban verdaderas barbaridades.