LOS SERRONES

LOS SERRONES:

Cantabria al ser una región muy montañosa ha tenido una gran riqueza y variedad de árboles. Por ello abundaba el oficio de serrón, nombre derivado de las grandes sierras que utilizaban. Su labor consiste en cortar y talar árboles y después hacer leña, vigas, tablas, traviesas u otros encargos. No valía cualquiera para serrón, había que ser fuerte y tener gran resistencia debido al desgaste físico del oficio.
Los serrones podían trabajar a tiempo parcial, cuando recibían algún encargo de vecinos para cortar un determinado numero de árboles. El resto del tiempo se podían dedicar a la carpintería, a la ganadería o podían ayudar también a canteros a construir edificios. En las zonas de costa había quien trabajaba permanentemente de serrón para las empresas de astilleros, en cambio en zonas del interior hacían cuadrillas y trabajaban en otras zonas o fuera de la región. Se trabajaba de sol a sol y el salario era muy variable

 

Los troncos eran transportados desde el monte con una rabona, que era una especie de carro chillón muy robusto que no lleva ni sogado, ni estadojos. Llevaba atrás una cadena que se ataba al tronco y que era arrastrada por una pareja de vacas o bueyes.