EL HERRERO

HERRERO
EL HERRERO:


Antaño el herrero se dedicaba a trabajar el hierro que recibía sin labrar, en su taller denominado fragua. Elaboraba con él toda clase de trabajos, como eran los aros que servían de llantas para las ruedas de los carros; los aperos de labranza y todas las herramientas y utensilios propios para los trabajos agrícolas. Además de  martillos, mazos, palas, trébedes, faroles... Era un oficio que también asumía las funciones propias de cerrajero, haciendo cerraduras, llaves, bisagras y pequeños herrajes en los que predominaba el trabajo de ajustado con la lima. Igualmente algunos eran herradores. El empleo de animales de tiro, caballos y burros o bueyes, tenía como necesidad la colocación en sus cascos de herraduras que evitaban el desgaste de los mismos.