LOS MOLINEROS

molineros1
LOS MOLINEROS:

Los molinos movidos por corrientes de agua eran, antaño,  instalaciones muy sofisticadas y costosas, y por eso los Concejos, o Juntas vecinales, tanto de
villas como de aldeas, eran los que los construían, encargando después su manejo a quienes los habían de atender y trabajar, mediante las condiciones que se estipulasen. Los particulares normalmente se heredaban de padres a hijos. Un molino podía llegar a moler más de 3000 kilos de grano diarios. En cambio la cantidad disminuye si lo que se molía era harina puesto que necesita quedar más fina. Esta molienda se cobraba en dinero, pero estaba muy extendida también la costumbre de cobrar "la maquila", que consistía en que el molinero se quedaba como pago un tanto por ciento del grano molido (oscilaba sobre el 5%).

En la parte inferior de la maquinaria del molino , la que se encuentra metida en el agua, hay una rueda de hierro con varios compartimentos llamada "rodete" que es la que gira por la fuerza del agua moviendo un eje de madera que, a su vez, hace que se muevan las ruedas de piedra que están en la parte de arriba. Estas dos piedras tienen unas estrías que son las que hacen que el molino cumpla su función de moler. Una de ellas esta fija y la otra es la que se mueve. "La  limpiadora" es otro mecanismo del molino que sirve para separar el grano limpio de otras impurezas. Después el grano se vierte en un cajón con forma de embudo llamado "tolva" que lo va dejando caer sobre las ruedas de piedra que lo muelen. Cuando en la tolva queda poco grano suena una campanilla que avisa al molinero para que reponga más cantidad. Una vez conseguida la harina se pasa por el "cedazo" o "cernedor" para separarla del salvado.
Lo mas difícil de este oficio era la labor de limpiar la piedra, cosa que tenia que hacerse cada dos o tres meses. Había que levantar la piedra con un artilugio parecido a una grúa llamado "cabria" para poder reparar las piedras o limpiarlas. De esto dependía la calidad de la harina resultante de la molienda.