FRANCISCO ILLERÍAS GONZÁLEZ "Kiko Illerías" 1896-1988

Después de acarrear piedras de la construcción de la carretera que sube a San Cipriano, decide emprender rumbo a Nueva York, pero enseguida vuelve a su pueblo natal, Villanueva de la Peña "porque se mareaba". Se pone a trabajar en las minas de sal de Cabezón de la Sal y más tarde en las de Udías. Ya casado, empieza a trabajar en lo que iba a ser su oficio definitivo, el de carpintero, y en el cuál destacó como ebanista autodidacta.

Su ingenio suplió su falta de estudios elementales y en su pequeño taller de Casar de Periedo, dibujaba en papeles a tamaño real las distintas piezas de las que se componían los muebles que habría de fabricar.

Perteneció a la generación de ebanistas de la zona de Casar de Periedo que tanta fama han adquirido en la elaboración de muebles tallados artesanos.