BORONO LEBANIEGO

-El borono era uno de los platos tradicionales de las deshojas, aquellas tradicionales reuniones que se hacían en el otoño. Cada día en casa de un vecino y entre todos se deshojaban las panojas de la reciente cosecha. El anfitrión pagaba la ayuda invitando a todos a merendar los boronos que habían sido elaborados con la sangre del reciente matacíu. Los matacíos y las deshojas se celebraban siempre con un ambiente festivo. La deshoja era una de las únicas ocasiones en que la juventud tenía para "ligar", aparte de la misa dominical. En Liébana se comen con manzana "repinalda" frita, aunque también se comen recién cocidos o cuando ya están fríos, se cortan en rodajas, se pasan por la sartén y se acompañan de un buen tazón de leche. Como se dice por esa zona: "y de postre un buen tazón de torta y lechi".

INGREDIENTES:
1 kg. de pan de pueblo, 1/2 kg. de cebollas, 100 gr. de manteca de cerdo,
- 1/2 litro de sangre, 150 gr de harina de trigo,
- 150 gr de harina de maíz, sal, pimienta y comino.

PREPARACIÓN:
Pochar la cebolla muy fina con un poco de manteca y dejamos enfriar. Añadimos el pan desmenuzado, la sangre, la harina, las especias, la sal y amasamos bien. Se untan las manos con harina y se forman los boronos, metiendo en el centro unas tiras de manteca, teniendo cuidado en que las tiras estén bien centradas. Ponemos una cazuela en el fuego con abundante agua y sal (10 gr. de sal por cada litro de agua) y un poco de laurel (opcional). Cuando el agua este hirviendo echamos los boronos y dejamos cocer unos 30 minutos.