EL NÍSCALO

 

 

Esta seta deja fluir en su carne un líquido anaranjado de sabor dulce. Su sombrero alcanza los 12 cms. de diámetro, de tono rojizo con aros concéntricos más oscuros, margen enrollado y depresión central. Las láminas son finas, algo decurrentes y del mismo color que el sombrero. Su pie es corto y hueco. Al partir la seta, es normal que su carne suela tornar a color verde.    

Es una especie otoñal de bosques de coníferas y sobre manera a los pies de los pinos. Al horno o a la parrilla resultan muy sabrosos.