EL QUESO DE CÓBRECES

Este queso se produce en el monasterio cisterciense de Cóbreces, partiendo de la leche de vaca entera y pasteurizada. De corte ciego y algo elástico y de color pajizo. Se presenta en dos formatos: el cilíndrico, con la corteza grabada con cincho, y el de barra, de corteza natural cepillada y limpia.
    El queso de Cóbreces nació gracias al mecenazgo de Antonio Bernaldo Quirós que, al morir en 1908, legó su casa solariega a la orden trapense con el deseo de fundar un cenobio en el que se albergara una escuela agraria. Con la escuela se puso en marcha una granja de vacas de leche y la quesería, cuyos quesos, madurados en una bodega bajo el altar de la iglesia, son de gran calidad.