EL QUESO "CANTABRIA" DE NATA con denominación de origen

Tiene una textura mantecosa, sabor fresco con un corte uniforme, cremoso, sin ojos, de color crudo, y aroma a mantequilla. Está elaborado exclusivamente con leche entera de vaca frisona. Es de pasta prensada, semicocida, con corteza lisa, limpia y cerosa. La forma es cilíndrica o en barra, tiene un peso entre 400 grs. y 2,8 kg.

Originalmente, se conocía a este queso como pasiego prensado, por su fabricación en los pueblos del Valle del Río Pas. Se elabora desde mediados del siglo XIX.
    Las dos zonas históricas más importantes en cuanto se refiere a fabricación de queso, Liébana y Villas Pasiegas, en la actualidad fabrican poco y solamente producen algunos artesanos que continúan la tradición quesera, pero sin fábricas organizadas.   

Al finalizar la Guerra Civil, la vaca frisona y la "santanderina" se implantaron rápidamente en toda nuestra región e igualmente la fabricación de este tipo de queso. El uso de queso como sustitutivo de moneda, fue una práctica corriente en esta época para efectuar ventas en que se hacia un trueque de unas cosas por otras.
    Se elabora a partir de leche entera de vaca y pasteurizada con fermentos lácticos, sales de calcio y cuajo animal, obteniendo así una cuajada blanda. La cuajada se corta hasta conseguir gránulos de cinco centímetros de diámetro, se desuera y se lava ligeramente en agua caliente. Por último, se prensa durante algo más de 24 horas y se sala. Se elabora todo el año.   

El reconocimiento como denominación de origen data de 1985, con el nombre de «Queso de Cantabria».  Por Orden del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de 13 de febrero de 2007 se ha cambiado el nombre de «Queso de Cantabria» por «Queso Nata de Cantabria», más acorde con el que tradicionalmente ha tenido este producto.