QUESUCO DE LIÉBANA

De sabor semidulce y agradable, tiene un corte blanco o amarillento claro, dependiendo de su curación y del tipo de mezcla.

Se elabora con leches de vaca, cabra u oveja, o bien con una mezcla de ellas. Es cilíndrico, de pequeño formato, con un diámetro entre 8 y 12 cms. y con un peso inferior a 1 kg. La corteza es áspera y de carácter irregular. El color es blanco marfil o grisáceo, y en los ahumados, pardo. La principal característica de este queso es que no está definido el tipo de leche a utilizar en su elaboración; ésta puede ser de vaca (razas pardo-alpina, tudanca o frisona), de oveja (lacha o pirenaica), de cabra de los Picos de Europa, o de mezcla de dos o tres leches de estos tipos.  La coagulación de la leche se realiza con cuajo animal, y a temperaturas de entre 28 y 32º C durante 40-45 minutos aproximadamente. Una vez cortada la cuajada en grano tamaño guisante, se llenan los moldes, y se dejan que desueren. Al día siguiente se salan con grano de sal un día por una cara y al siguiente día por la otra. La curación se realiza en bodegas o cuevas de humedad y temperatura constante, durante 1 o 2 meses.

Se elabora en los puertos de Áliva, Brez, Tanarrio y el Valle de Camaleño.