REFRANES CANTABRIA AMORES Y MATRIMONIOS

 

El amor es ciego, pero el matrimonio restaura la vista.

Hombre casado, burro domado.

Casado que lejos se ausenta, cornamenta.

Para no reñir un matrimonio, la mujer ciega, el hombre sordo.

Melón y casamientu, es cosa de acertamientu.

Si de soltero no sabes rutar, cásate y aprenderás.

El que a pueblo ajeno va a casar, o va engañado va a engañar.

Pobre con rica casado, más que marido es criado.

Convida a tu yerno a la gallina, que él llevará la lima.

Amistad de yerno, sol en invierno.

Quien con cuñados va a misa, sin parientes viene a casa.

Topín, topuco, cambiaste los ojos por un rabuco.

Dos que duermen en el mismo jergón son de la misma opinión.

Quien bien te quiere te hará llorar.

Muchu te quiero, pero vete tú primero.

¿Hijos? Chones, que dan jamones y te los comes.

De padres gatos, hijos michines.

Cuando seas padre comerás huevos.

Quien de joven come sardinas, de vieju caga las espinas.

De padre ricu, hiju señoritu y nietu pordioseru.

Si quieres que tu suegra te quiera, ten dinero en la cartera.

De noche y si está la suegra, se ve hasta la leche negra.

A la mujer y a la suegra, cuerda.

Suegra entrometía, jila perdía.

Acuérdate, suegra, que fuiste nuera.

Suegra y nuera pocas veces aran juntas.