Jotas a lo pesao y a lo ligero

La jota “a lo pesao” tiene principalmente tres partes: las vueltas, el moje y las medias .
Entre los principales estilos de bailarla, destaca la jota montañesa, que quizá sea la más airada y alegre, mientras que la lebaniega y la purriega son algo más posadas o tranquilas.
Diferentes son la tresvisana, las orientales o las campurrianas entre otras.
Durante el baile, cuando llega la parte de las medias, los hombres pueden dar una ligera patada a la falda de las mujeres para levantarla y verles los tobillos coquetamente.
En las jotas “a lo ligero”, empieza la mujer a bailar intercambiando el sitio con el hombre. En la jota lebaniega o purriega, hay varias parejas bailando, y cuando la panderetera o la pareja de músicos, marcan un cambio, entran los danzantes al medio y retroceden tres veces, giran y repiten lo mismo en dirección contraria. “Aquí manda la mujer” (y lo sigue haciendo...), lo que recuerda al matriarcado ancestral que había en Cantabria.
Algunas veces, la mujer engaña al hombre (...) en el momento de girar para un lado u otro. A parte del ligero montañés, existen otros ligeros en Cantabria, como son la mudá, el pericote, (no debe confundirse con el pericote lebaniego), el periquín, y ya en el Oriente, los puerros o el arriba que se diferencian según la zona geográfica y el ritmo utilizado por el tamborilero.
Otras danzas o bailes de Cantabria son: el Terepeletré lebaniego, las Carrasquillas, la Jeringosa de Santander, el Cuevanuco (de origen palentino), el Romance del Conde Lara, el Río Verde, el Baile de la Dulzaina lebaniego, los Picayos, Danza de Rueda, el Pájaro Bobo, la Danza Prima, Danza florida y la Danza de San Pedro en Comillas.