Los Zamarrones de Piasca

 

 El antiquísimo ritual del Carnaval de Invierno o Andruído es común en varias zonas de Cantabria y esta protagonizado por los Zamarrones. En Piasca (Liébana), visten de blanco, están adornados con cintas de colores y tapan su rostro con mascaras hechas de pieles de animales. Algunos añaden un cucurucho tan exageradamente alto que asusta a los chiquillos.

Con escobas o palos persiguen a los niños que tocan los campanos abriendo paso a las comparsas.