Haz tu pedido en: https://enekadistribuciones.blogspot.com.es
Eneka Distribuciones - Comercializadora Oficial de El Candelario

 

La Deshoja

El “tardíu” (otoño) y el viento sur, llamado también “el aire de las castañas”, anunciaban tiempos para el matacío y la deshoja. Se aprovechaba el mal tiempo y los espacios cerrados como desvanes, para deshojar las muchas panojas recogidas a finales del verano. Se necesitaban varios días y mucha gente para esa labor. Era, a su vez, una oportunidad para socializar en el entorno rural; jóvenes y viejos se daban cita en desvanes y rincones para charlar, cantar, contar cuentos, tocar el rabel… y los más jóvenes buscarle “todos los usos posibles” al pajar. El ambiente era festivo, siempre acompañado de generosas dosis de anís, orujo y castañas cocidas o asadas. Con el harina de maíz se hacían boronos, pulientas y tortos fritos. Se trenzaban las panojas en ramos llamados frailes o hatillos y se colgaban en las socarrenas o en las solanas. Con las hojas quitadas en la deshoja se hacían rellenos para colchones (jergones) y almohadas.

José María de Pereda, describe una escena de la deshoja en su libro“El sabor de la tierruca”:

"...No se tasaba el número ni la calidad de las personas para entrar allí; y en la noche de que hablo, antes de las ocho, pasaban de cincuenta, jóvenes las más y de buen humor, las que estaban sentadas en el suelo alrededor de una montaña de panojas. Menudeaban los cantares de las mozas; respondían los mozos con sus baladas lentas y cadenciosas, relinchaban, entre balada y cantar, los que sabían hacerlo con recio pulmón y adecuado gaznate; reíase acá, murmurábase allá; y, en tanto, las panojas deshojadas caían en los garrotes como lento pedrisco; y la montaña del centro descendía, socavada poco a poco, mientras crecía sin cesar la cordillera de hojas que iba formándose por detrás de la gente; desocupábanse a menudo los garrotes llenos, en un espacio despejado en conveniente lugar; y el ruido que aquellas cascadas de panojas producían al caer sobre el sonoro tablado, ruido semejante al de un tren de artillería en calles mal empedradas, era como el bajo del incesante e infernal desconcierto..."