El Candelario empezó a publicarse en el año 2000 básicamente como un regalo de empresa que no solo debía resultar útil, sino que el esfuerzo de nuestros posibles clientes en adquirir este producto publicitario no acabara en una papelera como tantos otros. Para ello, consideramos que había que buscar una temática que interesara al público en general y nos inclinamos por la rica y abundante etnografía de Cantabria, una laboriosa tarea que se tarda en confeccionar todo un año.

La buena acogida de El Candelario por parte de los comerciantes y empresarios de Cantabria ha permitido difundir por muchas cocinas y oficinas las peculiaridades de nuestra tierra y de nuestra gente reservando un lugar discreto, pero no por ello menos visible, de la publicidad que gusta hacer perdurar.

Cada año, desde mediados de noviembre hasta bien entrado enero una gran cantidad de personas demandan el nuevo Candelario, convirtiéndolo en un fenómeno que marca la Navidad en Cantabria desde hace unos años. Aproximadamente un 80 % de nuestros clientes eligen año tras año a El Candelario como obsequio para sus clientes.

El Candelario recopila cada mes cosucas tradicionales para no olvidarlas, como las recetas de cocina y trucos de las abuelas, los refranes populares, recuerdos a personajes populares ya fallecidos de nuestro campo, industria o cultura para que permanezcan inmortales por sus méritos. También relaciona las fiestas más tradicionales así como las ferias y concursos de ganado.
Está ilustrado con numerosos dibujos etnográficos que cuidan la autenticidad de la vestimenta popular, retratos de personajes, bocetos de los aperos y paisajismo de la arquitectura tradicional cántabra y recreaciones de estampas festivas y de las labores diarias de nuestros antepasados.


«EL PANADERO»
A este calendario lo llamamos así, debido a la buena acogida que muchos empresarios de este sector que, preocupados en regalar un producto útil y atractivo a buen precio para sus clientes, lo vienen escogiendo año tras año. Es ideal también para comercios como carnicerías y otros negocios.
Se respira Cantabria en cada una de sus páginas con las fiestas, las témporas, las ferias y las citas gastronómicas más singulares que proporcionan información importante al público. Asimismo tiene algunas ilustraciones alusivas a los eventos, resultando un producto atractivo y correcto.
Disponemos de un amplio catálogo de fotografías y de dibujos etnográficos de nuestro ilustrador Alberto M. Beivide, donde nuestros clientes puede escoger las distintas láminas que les gusten. Los “calendarios panaderos” pueden ir personalizados con fotografías de establecimientos o con los diseños que nos proporcionen con su propia publicidad. Viene presentado en dos tamaños de láminas para adaptarse a las necesidades de cada cliente.


Nuestro calendario «MINI» está IMANTADO. Ideal para neveras, es de tamaño reducido pero legible y ello hace de él un producto publicitario muy práctico. Se puede incluir en la parte trasera participaciones de Lotería o diversos textos en tinta negra.

Medidas: Parte de calendario 10 x 10 cms.
Espacio reservado a publicidad: 10 x 10 cms.
El papel de la parte del calendario es de 90 grs. y el de la publicidad es en cartulina.

La publicidad está impresa en color y puede personalizarse a gusto del cliente.